Los ejercicios manuales mejoran significativamente el movimiento y la destreza de los ancianos con párkinson y, además, los ayuda a ejecutar tareas como la escritura o el abotonado. Tan solo son necesarios quince minutos de simples ejercicios manuales. Así lo afirman investigadores de la Universidad de Granada tras realizar un estudio.

Para realizar esta investigación se ha contado con 60 pacientes con párkinson, de los que 30 actuaron como grupo control y los otros 30 se sometieron a la intervención diseñada. Los investigadores plantearon una intervención breve, de apenas 15 minutos, para provocar cambios en la calidad del movimiento del brazo, la mano y los dedos con el objetivo final de mejorar la realización de las actividades.

La sesión consistió en ejercicios manuales, a través de los cuales se valoró su repercusión sobre la destreza y la fuerza y con el objetivo de mejorar estos parámetros para que los enfermos de párkinson pudieran ejecutar tareas como escribir o abrochar botones.

Los resultados tras este estudio no pueden ser más positivos. Los pacientes fueron evaluados antes y después de la intervención con un resultado esperanzador, ya que estos mejoraron significativamente sus parámetros de movimiento, velocidad, destreza y fuerza.

El párkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa en el mundo

El párkinson es, actualmente, la segunda enfermedad neurodegenerativa más prevalente en el mundo, solo superada por el alzhéimer, y se caracteriza por ser progresiva y tener una evolución muy heterogénea.

Algunos de los síntomas más comunes son el temblor, la bradicinesia (lentitud en el movimiento) y la rigidez. Lo positivo de esta investigación es que mejora algunos de estos síntomas durante la realización de estas actividades. El mero hecho de dedicar tan sólo 15 minutos de ejercicios repercute muy positivamente en los pacientes a la hora de realizar sus tareas. La depresión de los ancianos también podría evidenciar que estos pueden sufrir esta enfermedad.

En la actualidad, se estima que unas 150000 personas en España tienen Parkinson, una enfermedad ante la que nosotros, como expertos en el cuidado de ancianos en Madrid, recomendamos a las familias que tengan paciencia y que entiendan al anciano que la sufre.