Un nuevo estudio sugiere que dormir mal o poco podría incrementar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Esto se debe a que la falta de sueño favorece la formación de una sustancia viscosa que atrofia el cerebro y que, a su vez, interrumpe aún más el sueño.

De acuerdo con esta investigación, la alteración del sueño podría ser una de las piezas que ayuden a explicar cómo una característica del mal de Alzheimer, una proteína pegajosa llamada beta-amiloide, comienza a generar su daño mucho antes de que la persona presente problemas de memoria.

Los expertos lo tienen claro: la interrupción del sueño es un factor subestimado. En palabras del doctor Matthew Walker, de la Universidad de California en Berkeley: “La falta de sueño es un nuevo actor en la escena que incrementa el riesgo de padecer alzhéimer”.

Ahora bien, la alteración del sueño es, por suerte, un problema que puede ser tratado. La pregunta es: ¿mejorarlo podría aumentar la protección del cerebro de los adultos mayores? Todos sabemos que dormir es fundamental para nuestra salud. Lo recomendable es dormir de siete a ocho horas diarias en el caso de los adultos. Con respecto al cerebro, numerosas investigaciones ponen de manifiesto que la gente que no duerme bien tiene problemas de concentración y aprendizaje.

Además, a los cuidadores de ancianos con demencia no les resultará desconocido si hablamos de deambulación nocturna y otros problemas de sueño que los enfermos sufren a menudo. Unos problemas que se han atribuido a la muerte de las células cerebrales.

dormir alzheimer

El nuevo estudio sugiere que los problemas de sueño interactúan con algunos de los procesos de la enfermedad involucrados en el alzhéimer, y que esas proteínas tóxicas afectan, a su vez, al sueño profundo, muy importante para la formación de la memoria. Algo así como un círculo vicioso.

Unas 6000 personas fueron analizadas durante casi cinco años con motivo de dos estudios sobre el sueño. Los investigadores encontraron que quienes tuvieron un sueño de mala calidad presentaron más probabilidades de desarrollar deterioro cognitivo moderado y problemas tempranos de memoria que en ocasiones conducen al mal de Alzheimer.

Como expertos en el cuidado de ancianos a domicilio en Madrid y a la vista de este estudio, desde mSoluciona Moncloa recordamos la importancia del descanso de los más mayores.

También te puede interesar:

Los ancianos que comen mucho pescado y verdura viven más.