mSoluciona Moncloa

Moncloa

Fernández de los Ríos, 23

28015 MADRID

910 021 424

914473430

Un buen tratamiento es la mejor baza para controlar las crisis de epilepsia

Un buen tratamiento es la mejor baza para controlar las crisis de epilepsia

Pero vayamos con los falsos mitos. Uno de los principales y que hemos visto en multitud de escenas de televisión y cine es el de colocar un objeto en la boca de la persona que sufre un ataque. Pues bien, desde Discapnet nos recuerdan que nunca ha de colocarse cualquier objeto en la boca y lo argumenta con diferentes razones:

En primer lugar, los musculos de las personas en las mandíbulas tienen una gran fuerza y pueden dañar los dedos de la persona que introduce el objeto. Y además esta práctica puede generar una luxación en la persona que sufre el ataque.

El segundo mito falso es el de la lactancia en madres con hijos recién nacidos. A no ser que el pediatra indique lo contrario, la leche materna tiene muchos nutrientes que beneficiarán al bebé, por lo tanto no existe motivo alguno para que una madre con epilepsia no pueda amamantar a su bebé.

El tercero tiene que ver con la discapacidad intelectual. Está demostrado que no existe ninguna relación entre ambas cuestiones.

El cuarto mito que es falso es que las personas con epilepsia no pueden realizar esfuerzos de la memoria como puede ser estudiar, años atrás se pensaba que tener una intensa actividad cognitiva podía facilitar los ataques, pero se ha demostrado que es una afirmación completamente falsa.

Respecto a la medicación también existen mitos, como el que el uso de medicinas para controlar la epilepsia puede llegar a dañar a nuestro cuerpo, especialmente el hígado. Esta, es una creencia totalmente errónea. Es más, sino se toma la medicación apropiada si que es posible que los órganos de los pacientes se vean afectados por las crisis. De ahí que seguir el tratamiento al pie de la letra sea más que necesario imprescindible.

Por último también hemos escuchado muchas veces que un enfermo de epilepsia no puede conducir. Lo cierto es que si el enfermo recibe el tratamiento adecuado y las crisis están completamente controladas no hay ningún motivo para que no pueda conducir, eso si, siempre y cuando el médico especialista de su aprobación.

Volver