En un grupo selecto de personas que luego desarrollaron demencia, los niveles de las proteínas lisosomales fueron anormales en comparación con las personas que aún no tení" /> En un grupo selecto de personas que luego desarrollaron demencia, los niveles de las proteínas lisosomales fueron anormales en comparación con las personas que aún no tení" /> En un grupo selecto de personas que luego desarrollaron demencia, los niveles de las proteínas lisosomales fueron anormales en comparación con las personas que aún no tení" />
mSoluciona Moncloa

Moncloa

Fernández de los Ríos, 23

28015 MADRID

910 021 424

914473430

Un análisis de sangre logra detectar el alzhéimer

Un análisis de sangre logra detectar el alzhéimer

En un grupo selecto de personas que luego desarrollaron demencia, los niveles de las proteínas lisosomales fueron anormales en comparación con las personas que aún no tenían problemas con las habilidades de memoria o de pensamiento. Este es el resultado de un estudio publicado en la edición digital de Neurology.

“Estas proteínas se encuentran en partículas muy pequeñas de sangre derivadas de células nerviosas llamadas exosomas. Los niveles anormales de las proteínas pueden ser biomarcadores útiles que podrían ayudar a estudiar los primeros tratamientos para limitar o revertir el daño a las células cerebrales e incluso prevenir el desarrollo de la enfermedad en su estado más avanzado”, afirma Edward Goetzl, autor del estudio y profesor de Medicina en la Universidad de California (Estados Unidos), que añade: “Los resultados nos muestran que hay grandes anormalidades en cómo estas proteínas funcionan en las células cerebrales, lo que podría proporcionar un nuevo objetivo para los tratamientos”.

Para este trabajo se tomaron muestras sanguíneas de 20 personas que desarrollaron la enfermedad de Alzheimer hasta 10 años antes de ser diagnosticados y luego después de que fueran diagnosticados. También se tomaron muestras de sangre de 26 personas con alzhéimer y 16 personas con demencia frontotemporal, que lleva a cambios en la personalidad o comportamiento y también puede afectar a la memoria. Además, se recogieron muestras de sangre de 46 personas sanas sin ningún problema de demencia o con las habilidades de memoria como grupo de control.

En cada caso, el nivel de la proteína fue significativamente diferente de los controles sanos que en aquellos con demencia, tanto antes como después de que se desarrollaron los síntomas. En tres de las proteínas, las personas con demencia poseían niveles significativamente más altos, mientras que en una de las proteínas, las personas con demencia presentaban niveles significativamente más bajos.

“Estos resultados pueden ayudar a mejorar nuestra comprensión de cómo funcionan los lisosomas en la enfermedad de Alzheimer y ayudarnos a entender cómo el cerebro responde a la enfermedad en desarrollo”, afirma Goetzl, quien también recuerda que se trata de un estudio inicial con un pequeño número de pacientes, por lo que insiste en confirmar estos resultados con estudios más grandes.

 

Volver