Las enfermedades de corazón son la primera causa de muerte a nivel mundial. El estilo de vida es decisivo para prevenirlas, pues los factores de riesgo (mala alimentación, inactividad " /> Las enfermedades de corazón son la primera causa de muerte a nivel mundial. El estilo de vida es decisivo para prevenirlas, pues los factores de riesgo (mala alimentación, inactividad " /> Las enfermedades de corazón son la primera causa de muerte a nivel mundial. El estilo de vida es decisivo para prevenirlas, pues los factores de riesgo (mala alimentación, inactividad " />
mSoluciona Moncloa

Moncloa

Fernández de los Ríos, 23

28015 MADRID

910 021 424

914473430

La salud del corazón se deteriora desde la infancia

La salud del corazón se deteriora desde la infancia

Las enfermedades de corazón son la primera causa de muerte a nivel mundial. El estilo de vida es decisivo para prevenirlas, pues los factores de riesgo (mala alimentación, inactividad física, tabaco y alcohol) son modificables. Ahora, un estudio publicado recientemente demuestra que la prevención debe iniciarse cuanto antes porque el declive de la salud del corazón puede comenzar en la infancia.

El estudio ha analizado en casi 9000 niños y niñas estadounidense de entre dos y once años (edad media de 6,8) cuatro de los indicadores de salud cardiovascular más importantes: dieta sana, nivel de colesterol, IMC (Índice de Masa Corporal) y tensión arterial.

El resultado es que ninguno de los niños “aprobaba” en todos los parámetros. Todos tenían buen resultado en alguno de los cuatro pero ninguno cumplía todos los requisitos. Con los resultados sobre la mesa, la asignatura pendiente de la infancia es la dieta. Menos del 1% de los niños seguía una dieta ideal y sana.

Para Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón, la clave está en lo que los niños comen. Una investigación realizada por Plaza buscaba también en la infancia el origen de la enfermedad cardiovascular y concluyó que los niños con un nivel socioeconómico más bajo tendían a tener un mayor riesgo cardiovascular porque comían peor y no tenían tantas facilidades de acceso a instalaciones deportivas, por lo que no hacían deporte.

 

 

Volver